BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

dijous, 30 d’agost de 2012

PLA BARCINO

Foto: Diari El País

Es una molt bona noticia que Barcelona ha apostat clarament per la recuperació del seu patrimoni romà i aquests dies van plens els diaris de la noticia, no solament de l’aprovació per part del Consistori de Barcelona del Pla Barcino, sinó també perquè ja s’han posat en marxa algunes iniciatives lligades amb el mateix, com per exemple l’enderrocament d’algunes cases del carrer Sots-tinent Navarro, que deixen veure ja uns 40 metres de les antigues muralles i un altre de les seves torres. D’aquesta forma la configuració urbanística i arqueológica de l’antiga colònia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino es podrà conèixer una mica millor.

Pel seu interès publiquem la Mesura de Govern aprovada per l’Ajuntament de Barcelona amb el nom de Pla Barcino.


diumenge, 26 d’agost de 2012

LA CONCESIÓN DEL DERECHO DEL LACIO A ESPAÑA

 
Autor: José María Blázquez Martínez.

La concesión del derecho del Lacio a toda España (73-74), convirtió automáticamente a todas las ciudades peregrinas en municipios de derecho latino. El reglamento debió iniciarse durante el gobierno de Tito (79-81), y se desarrolló plenamente en los años del de Domiciano (81-96). De este gobierno datan las leyes municipales de Salpensa, Málaga e Irni, Los órganos de gobierno de las ciudades peregrinas pasaron a municipales.

En muchos casos no se cambiaron las autoridades, ni las instituciones, sino tan sólo fueron confirmadas por el Edicto de Vespasiano. Las ciudades peregrinas se habían adaptado poco a poco al gobierno de tipo romano. En el año del Edicto, o inmediatamente después, varios cientos de ciudadanos hispanos se regían por el modelo del municipio romano, como lo prueba la aparición de las magistraturas, típicas de los municipios, los duunviros, los ediles y los cuestores. Se reorganizó el senado y se censó la población. Los nuevos municipios se adaptaron a la Ley Flavia Municipal.

En la Bética la totalidad de los municipios, principalmente en la zona central del Guadalquivir, exportaban a Roma cantidades gigantescas de aceite, por lo menos durante tres siglos. El mismo fenómeno se observa en la costa de la Provincia Tarraconense.

En la meseta castellana y en el territorio del noroeste, el impacto del Edicto de Vespasiano fue profundo. Asturica Augusta (Astorga), importante centro minero, recibió en época flavia el estatuto municipal. Plinio no recogió en su Historia Natural datos sobre la aplicación del Edicto de Vespasiano. El número total de municipios flavios se ha calculado en cuatrocientos. Ciudades béticas que recibieron el estatuto municipal en tiempos de los emperadores flavios, además de las ya citadas, fueron Salpensa, Málaga, Irni, Basilippo, Ostipo (Estepa), el localizado en las proximidades de Cortegana (Huelva) y Munigua (Mulva, Huelva), que en tiempos de la dinastía flavia levantó un gigantesco santuario del tipo de Praeneste, consagrado a Fortuna, de tradición helenística, con terrazas escalonadas. Su riqueza se debía a las proximidades de las minas de hierro. Arva, en el curso medio del Betis, fue uno de los centros más importantes de la exportación de aceite a Roma.

El municipio de Irni es un buen ejemplo de lo que debió suceder en otros muchos de la Bética. Plinio no lo cita, lo que indica que en época julio-claudia debía de ser una comunidad peregrina, sin la mayor importancia. Se ha pensado que antes de llegar al poder la dinastía flavia, familias ricas se habían afincado en el territorio. Sus descendientes se convertirían en la élite municipal. Otro municipio flavio de importancia fue Caesarobriga (Talavera de la Reina), municipio que ha proporcionado un lote numeroso de inscripciones. El puente de Alcántara, fue costeado por once municipios en tiempos de trajano, entre los años 105 y 106.

En el interior de Cataluña el número de municipios de época flavia es bajo. Debido a que César y Augusto habían creado un número relativa mente elevado de municipios.
En el convento cluniense, una decena de ciudades obtuvieron el estatuto municipal. Las más famosas, algunas de ellas desde los tiempos de la conquista, fueron Numantia, célebre por su feroz resistencia a los romanos, que terminó con la destrucción de la ciudad en el año 133 a.C.; Augustobriga (Muro de Agrega); las dos asentadas en Lara de los Infantes y Alcubilla de Avellaneda, Segontia (Sigüenza), Segovia y Palantia (Palencia). En la Meseta, los dos municipios más importantes fueron Toledo y Complutum (Alcalá de Henares).
En el ángulo noroeste de España, el Edicto de Vespasiano convirtió a los pueblos en ciudades dotadas de las instituciones municipales. De este modo las ciudades de época flavia y posterior; formaban unidades jurídicas, equivalentes a los municipios de otras regiones, con constituciones similares, aunque la población estuviera dispersa por el campo. Las inscripciones mencionan las magistraturas propias de los municipios. El desempeño de las magistraturas fue un medio de promoción social para los que las desempeñaban.
La municipalización en el noroeste hispano no desarrolló el urbanismo. Asturica Augusta sí alcanzó un desarrollo urbanístico notable y se convirtió en un gran centro administrativo de la región productiva de oro, como lo indican las inscripciones.
En conclusión, el Edicto de Vespasiano completó la integración jurídica de España.



dimecres, 8 d’agost de 2012

LA COLINA DEL CAPITOLIO. HISTORIA Y DESARROLLO URBANÍSTICO. EL TEMPLO DE JUPITER OPTIMUS MAXIMUS Y EL ÁREA CAPITOLINA


Autor: algargosarte


El Capitolio es la más pequeña de las colinas que formaron Roma y, sin embargo, desde el principio fue el lugar más importante de la ciudad y, tal vez el más antiguo en ser habitado (en disputa con la colina del Palatino de la que ya hemos hablado en otro artículo), ya que se ha constatado la existencia de un asentamiento desde la Edad del Bronce (siglos XIV-XIII a. C.).

La razón de esta prevalencia es que, sin duda, era la colina que mejor ubicación topográfica y estratégica tenía entre las siete que conformaron Roma y la que podía cumplir a la perfección las funciones de ciudadela defensiva y de santuario:  (continuar ...)