BENVINGUTS

Una de les principals aportacions de la civilització romana, juntament amb el seu dret i el seu idioma, el llatí, va ser l'ordenació del seu territori i de les seves ciutats, configuració que en molts casos ha arribat fins els nostres dies. Aquest bloc pretén recollir totes les aportacions, documentació i publicacions que en aquesta matèria s'han realitzat i es continuen fent i que abasten des de la creació, planificació, legislació i desenvolupament de l'urbanisme romà.

dissabte, 22 de novembre de 2014

UNA BURBUJA INMOBILIARIA A LA ROMANA (2)







Con la ciudad de Roma atestada de ciudadanos sin oficio y sin posibilidad de ganarse la vida de forma honrada, los aristócratas que gobernaban la Urbe y el Imperio deberían haber reflexionado sobre la situación y sus peligros y haber actuado en consecuencia. Pero la ceguera de la clase política no es, aunque nos cueste creerlo, un invento de nuestros días. La nobilitas romana se limitó a mirar hacia otro lado, permitiendo que la conflictividad social aumentara y que el número de desempleados continuara aumentando de forma alarmante. Esta situación no suponía sólo un problema de orden urbano. Los campesinos que habían vendido sus tierras habían dejado automáticamente de ser reclutables para el ejército, pues sólo podían servir en él quienes tenían una renta mínima en forma de tierras o propiedades. Con menos hombres capacitados para servir en las legiones, los que quedaban tenían que cumplir con servicios militares más largos y más duros, en tierras que, como Hispania, apenas ofrecían algún aliciente de botín en caso de victoria. En Roma, por tanto, el estallido de la burbuja inmobiliaria se convirtió en un problema total, que amenazaba la base misma sobre la que Roma había edificado su grandeza. Sin embargo, la clase política se limitó a mantener los ojos cerrados. (+)